ESTILO MUSICAL

Protesta y Política

 Los años 1960 resultaron ser un momento oportuno para los  movimientos de la contracultura en los Estados Unidos. Con el creciente movimiento de los derechos civiles de Martin Luther King, Jr. y su lucha por la desegregación permanente en el sur, y con la rápida y controversial escalada de la intervención  de EE.UU. en la Guerra de Vietnam, mucha de la población, particularmente  la juventud, se desencantó con el régimen de gobierno conservador, y no fueron pasivos en su resistencia. Muchos músicos jóvenes, disfrutando de  popularidad gracias al surgimiento del rock and roll a finales de 1950, en contraposición con los géneros pretenciosos del jazz y las grandes orquestas preferidos por las generaciones adultas, usaron su influencia para estimular a estos nuevos jóvenes activistas a participar en protestas masivas.

El género folk, que estaba experimentando un resurgimiento de gran popularidad como nunca antes, se convirtió en una fuente para la música de protesta. Artistas como Pete Seeger, Phil Ochs, Bob Dylan y Joan Baez cantaron abiertamente contra las acciones del gobierno y ayudaron a líderes activistas, como King, a movilizar a jóvenes manifestantes.

Aunque el género de las canciones de protesta y política no era nuevo, esta música nunca antes se había tocado en la radio o distribuido y celebrado tan abiertamente.   Las letras satíricas hicieron muy poco para ocultar la indignación de esta joven generación de activistas, que no tuvo miedo de ridiculizar a los líderes ni de criticar abiertamente el régimen dominante.  No se puede subestimar el efecto que tuvo esta música para inspirar y estimular el movimiento de la contracultura de los años 1960, ni tampoco el papel de los  músicos en las protestas políticas.  Baez lo expresó bellamente cuando dijo, “La justicia social es el verdadero núcleo de mi vida; es mucho más grande que la música.” 

Quizás el apogeo de esta época lo marcó el festival musical de Woodstock en 1969, en el interior de Nueva York, que fue una reunión masiva de gente bajo el estandarte colectivo de la paz y el amor. Más de medio millón de personas se reunieron en este evento para protestar contra la Guerra de Vietnam y para promover la unión de la humanidad a través de la música, demostrando el poder que ésta tiene para unir a la gente e iniciar el proceso de cambio.

Joan Baez
Calle 13
The Latin Grammy Awards